Automatic translation:

Quiénes eran esas gentes ahí enterradas es más fácil de responder si tuviéramos la certeza de que representan una población completa. La senda de la demografía discurre por terrenos escarpados; por tanto, la miraremos desde la distancia ya que solo pueden transitarla las personas adiestradas para moverse por estas peligrosas sendas. Hasta el 2016, se han excavado en La Almoloya 104 tumbas, entre individuales, dobles y cenotafios (símbolos de muerte que representan tumbas sin humanos dentro) con un total de 125 individuos. Entre ellos, 85 son adultos le siguen en número, 39 infantiles, la mayoría de la fase reciente, y un adolescente.

En La Almoloya las cistas están de moda. Las lajas las extraen del sustrato calcáreo del cerro pero… ¡pesan un quintal! Las desbastan, pero de una manera tosca, y suelen completar las lajas con mampuestos en las esquinas. Además, encontramos aquí combinaciones insólitas que requieren más elaboración: urnas dentro de cistas e incluso un ataúd de madera dentro de una gran cista, como en la tumba doble de AY24.

En La Almoloya las cistas están de moda. Las lajas las extraen del sustrato calcáreo del cerro pero… ¡pesan un quintal! Las desbastan, pero de una manera tosca, y suelen completar las lajas con mampuestos en las esquinas. Además, encontramos aquí combinaciones insólitas que requieren más elaboración: urnas dentro de cistas e incluso un ataúd de madera dentro de una gran cista, como en la tumba doble de AY24.

En esta sucesión se aprecia el cuidado en la construcción del contenedor y las lajas utilizadas a modo de cuñas que terminan formando una cista romboidal.

En esta sucesión se aprecia el cuidado en la construcción del contenedor y las lajas utilizadas a modo de cuñas que terminan formando una cista romboidal.

En La Bastida, las cistas son más pequeñas y mejor acabadas. Trabajan generalmente el yeso que consiguen en afloramientos cercanos, y que es más fácil modelar para construir cajones de lajas que encajan a la perfección e incluyen una laja en la base.

En La Bastida, las cistas son más pequeñas y mejor acabadas. Trabajan generalmente el yeso que consiguen en afloramientos cercanos, y que es más fácil modelar para construir cajones de lajas que encajan a la perfección e incluyen una laja en la base.

Las grandes urnas como contenedores de adultos no son tan abundantes como en La Bastida, y contrastan con las grandes cistas de los primeros enterramientos.

Las grandes urnas como contenedores de adultos no son tan abundantes como en La Bastida, y contrastan con las grandes cistas de los primeros enterramientos.

Una de las cualidades, no exclusiva de la sociedad argárica pero bien característica, es que enterraban en tumbas individuales o dobles. Los casos de tres o más cadáveres son excepcionales. Retengamos lo importante y más intrigante: ¿por qué solo dos cuerpos como máximo en una misma tumba? ¿Qué vinculaba a los ocupantes de las tumbas dobles? Sabemos que el sexo influía mucho: si había un hombre primero, después podrá convivir en esa casa de muerte, una mujer, y viceversa. Otra regla es que una criatura nunca será el primer cuerpo enterrado si está en una tumba con un adulto. Esto sugiere planificación y elección de las dimensiones del contenedor, pero no resuelve la gran pregunta de ¿qué es lo que vincula a esas dos personas enterradas juntas? La tercera y última combinación es la de dos cadáveres infantiles. En La Almoloya, por el momento, solo tenemos un caso, AY30.

Una de las cualidades, no exclusiva de la sociedad argárica pero bien característica, es que enterraban en tumbas individuales o dobles. Los casos de tres o más cadáveres son excepcionales. Retengamos lo importante y más intrigante: ¿por qué solo dos cuerpos como máximo en una misma tumba? ¿Qué vinculaba a los ocupantes de las tumbas dobles? Sabemos que el sexo influía mucho: si había un hombre primero, después podrá convivir en esa casa de muerte, una mujer, y viceversa. Otra regla es que una criatura nunca será el primer cuerpo enterrado si está en una tumba con un adulto. Esto sugiere planificación y elección de las dimensiones del contenedor, pero no resuelve la gran pregunta de ¿qué es lo que vincula a esas dos personas enterradas juntas? La tercera y última combinación es la de dos cadáveres infantiles. En La Almoloya, por el momento, solo tenemos un caso, AY30.

 Hay tumbas dobles de adult@s sobre las cuales ha pasado el suficiente tiempo como para que la primera persona inhumada estuviera en estado esquelético. ¿Os dais cuenta de que quien yacía allí aún permanecía en la memoria? ¿Qué vínculo los unía que hacía que volviesen a abrir la tumba para enterrarlos juntos?
Las tumbas 38 y 30 nos dan alguna pista para La Almoloya, pero debemos seguir investigando…

 Hay tumbas dobles de adult@s sobre las cuales ha pasado el suficiente tiempo como para que la primera persona inhumada estuviera en estado esquelético. ¿Os dais cuenta de que quien yacía allí aún permanecía en la memoria? ¿Qué vínculo los unía que hacía que volviesen a abrir la tumba para enterrarlos juntos?

Las tumbas 38 y 30 nos dan alguna pista para La Almoloya, pero debemos seguir investigando…

Lo cierto es que a medida que se consolida la sociedad argárica, se asienta el reconocimiento social de los infantiles, de los recién nacidos, e inclusive de aquellos que mueren en el parto.
Y la maternidad también es reconocida en el enterramiento. AY21 fue una madre que murió junto a su hija al poco tiempo de parir, y sus cuerpos fueron depositados entrelazados.

Lo cierto es que a medida que se consolida la sociedad argárica, se asienta el reconocimiento social de los infantiles, de los recién nacidos, e inclusive de aquellos que mueren en el parto.

Y la maternidad también es reconocida en el enterramiento. AY21 fue una madre que murió junto a su hija al poco tiempo de parir, y sus cuerpos fueron depositados entrelazados.

Otro caso lo encontramos en una habitación del Complejo Habitacional 3, donde fue enterrada una mujer de más de 35 años que falleció cuando llevaba 32 semanas de gestación.
Como en las tumbas 3 y 21, la mujer de AY36 había sido madre antes: lo cuentan con claridad varias señales en su cadera. Las tres fueron enterradas en dignos contenedores funerarios, usando un buen espacio de la habitación para colocar las tumbas, incluso en el caso de pertenecer a la categoría social más baja.
Hay indicios, pues, para pensar que la maternidad ocupaba un lugar destacado en el sistema de valores de esta comunidad, y que las muertes de mujeres embarazadas les afectaban socialmente

Otro caso lo encontramos en una habitación del Complejo Habitacional 3, donde fue enterrada una mujer de más de 35 años que falleció cuando llevaba 32 semanas de gestación.

Como en las tumbas 3 y 21, la mujer de AY36 había sido madre antes: lo cuentan con claridad varias señales en su cadera. Las tres fueron enterradas en dignos contenedores funerarios, usando un buen espacio de la habitación para colocar las tumbas, incluso en el caso de pertenecer a la categoría social más baja.

Hay indicios, pues, para pensar que la maternidad ocupaba un lugar destacado en el sistema de valores de esta comunidad, y que las muertes de mujeres embarazadas les afectaban socialmente

La muerte se cierne sobre la vida argárica. La metáfora queda sugerida por la abundancia de tumbas infantiles que encontramos en el momento de apogeo de esta sociedad. ¿Qué pasaron a representar simbólicamente estas criaturas cuando hasta entonces raramente tenían derecho a sepultura bajo los asentamientos? Sí, otro dato más para pensar que las tumbas no expresan simplemente los enterramientos de las gentes que murieron en el poblado, sino algo más, bastante más sobre la vida de la comunidad y el uso de las tumbas como representación y no meros testimonios de que la vida conlleva muerte.

La muerte se cierne sobre la vida argárica. La metáfora queda sugerida por la abundancia de tumbas infantiles que encontramos en el momento de apogeo de esta sociedad. ¿Qué pasaron a representar simbólicamente estas criaturas cuando hasta entonces raramente tenían derecho a sepultura bajo los asentamientos? Sí, otro dato más para pensar que las tumbas no expresan simplemente los enterramientos de las gentes que murieron en el poblado, sino algo más, bastante más sobre la vida de la comunidad y el uso de las tumbas como representación y no meros testimonios de que la vida conlleva muerte.