Google Translate:
 

¡Bienvenidos al espacio interactivo y dinámico de la Ruta Argárica!

Les invitamos a viajar en el tiempo y en el espacio de los espléndidos paisajes de Sierra Espuña por esta ruta virtual. De la mano de  Integral, Sociedad para el Desarrollo Rural, Proyecto BastidaASBA conoceremos tres lugares únicos que florecieron en la Civilización Argárica, hace unos cuatro mil años. Dos de ellos perduraron durante más de seis siglos, tanto como la presencia romana en Hispania. La sociedad argárica fue pionera en Occidente por más de un motivo: desarrolló un Estado con fronteras estables sobre un territorio de nada menos que 35.000 km2 en las provincias de Murcia, Almería, Alicante, Granada, Jaén y Ciudad Real; fundó por primera vez auténticas ciudades habitadas durante siglos por centenares de personas. Éstas condujeron y condenaron –fruto de su economía agresiva– al avance de la aridez en el sudeste peninsular.

El punto trágico y mágico de su historia es que se desvaneció sin dejar rastro hace poco más de 3500 años. No volveremos a encontrar ciudades en el sudeste hasta casi mil años después, en época ibérica. Cuando las sociedades argáricas desaparecieron sin causas aún definidas, muchos de sus antiguos enclaves fueron recolonizados por la naturaleza. Ningún otro grupo volvió a considerar estos territorios un buen lugar para vivir. ¿Qué fue lo que ocurrió? Queremos descubrirlo.

La Ruta Argárica se ideó para ofrecer conocimientos sobre una parte del vasto territorio argárico, y aspira ser enriquecida con vuestro aporte, Ruter@s Argáric@s, apasionados del pasado y del paisaje donde aquel cobró esplendor. En “Experiencias” podréis subir fotos, trazar rutas y localizar parajes mediante GPS, compartir vuestros descubrimientos, exponer inquietudes e incorporar sorpresas. En resumen, La Ruta Argárica es un espacio común que une tiempo y espacio para ahondar en el legado de esta fascinante sociedad.

Su generosa ubicación complementa y ofrece un espacio donde desarrollar actividades ecológico-turísticas sobre el camino: montar en bicicleta, hacer escalada, vuelo, degustar manjares autóctonos, detenerse para regalarse artesanías locales y pasar por lugares emblemáticos de la Mancomunidad con la siempre imponente y sugestiva presencia de Sierra Espuña.

Cargad de ilusión y atención vuestras mochilas… ¡Comienza el viaje multidimensional!